Tras pocos días del estreno de la cuarta temporada de Black Mirror, muchos seguidores de la serie de antología han manifestado opiniones encontradas que van desde la ovación hasta el desconcierto en algunos de sus episodios. Nuestro equipo de momz especialistas en entretenimiento, se dio a ardua la tarea de spoonear durante los After Hours de Netflix con el dadzillo para seleccionar tres capítulos que definitivamente deben ser vistos, ¡Y hay mucho para que ustedes hagan su tarea!

Yendo de lo perturbador a lo esperanzador, creemos que los claroscuros expuestos dentro de cada entrega de la serie, han ampliado los perfiles de quienes se suman a las listas de fanáticos, donde una historia es capaz de volarnos la cabeza  con desenlaces aterradores, hasta sorprendernos con tramas que le hacen un guiño a las chick flick, sumando un argumento al que podríamos llamar “Amor en los tiempos de la hiperconectividad”, que nos ha devuelto la fe en la tecnología.

Crocodile  / Dirección: John Hillcoat

Quizá este sea el capítulo que más ha dado de qué hablar, algunas críticas lo han calificado como el más  decadente de la cuarta temporada, no obstante contiene una anécdota que podría aplicar en cualquier situación de la vida cotidiana. Una mujer es testigo de un asesinato involuntario y se convierte inmediatamente en cómplice, todo parece marchar sin ninguna novedad durante quince años, hasta que el personaje que la involucró decide “confesar” su crimen. Como es de esperarse, viejos secretos están a punto de ser revelados, complicándose con decisiones precipitadas que indirectamente la involucrarán con situaciones paralelas, ocasionando cada vez un problema mayor. Acá lo interesante, es la forma en que sin darse cuenta alguien puede encontrarse en un callejón sin salida, una alegoría que contrasta con los paisajes infinitos y alucinantes de Islandia, donde filmaron el episodio.

 

Hang the Dj / Dirección: Tim Van Patten

La historia nos recuerda inmediatamente a Tinder, esta app odiada por muchos y elogiada por otros, donde las personas se conectan luego de seleccionar entre cientos de perfiles aquellos que les resultan interesantes y haber logrado el primer paso: Hacer match. Hasta ahí, nada que no hayamos escuchado antes, pero la cosa cambia cuando añadimos el factor certeza, un “plus” que ofrece la app de este episodio. A través de un dispositivo, los participantes encontrarán a sus eventuales dates, pero también la información que revela a ambos involucrados el tiempo que deberán permanecer juntos, yendo de unas horas a algunos años. Como en todo juego, existen reglas y la más importante para los jugadores se basa en acatar el tiempo establecido por la aplicación, de lo contrario tendrían consecuencias catastróficas. Como en la tercera temporada con San Junipero, este capítulo nos regresa la sonrisa que había desaparecido con la tensión de los episodios anteriores, poniéndonos a cantar en sus últimos segundos con Panic de The Smiths. 

The Black Museum / Director: Colm Mc Carthy

A pesar de que Charlie Brooker (el creador de la serie) aseguró en múltiples ocasiones que los capítulos son independientes entre sí, aquí hay algo que demuestra lo contrario. Con este cierra la cuarta temporada de una manera brutal, iniciando con una chica que conduce por el Desierto de Tabernas mientras escucha “Always something there to remind me” de Dionne Warwick, hasta llegar a un museo en medio de la nada. Lo que parecía a simple vista la visita a un recinto dedicado a las rarezas tecnológicas, se convierte en una serie de revelaciones que acompañan las historias de cada artefacto exhibido. El dueño es un científico retirado sin escrúpulos que encontró en la creación de esa galería una manera de subsistir, mostrando a los visitantes piezas que han aparecido en capítulos anteriores, desde la primera a la cuarta temporada y que guardan en sus entrañas una estrecha relación con la visitante que acude aquel día. Sobra decir que recomendamos dejar este al último, no solo por lo potente sino por lo efectivo que resulta haber visto lo anterior para poder comprender hasta los detalles más sutiles.

Estamos convencidas de que quien no ha cedido a los encantos de la serie, es porque no ha visto los episodios correctos, es cierto que esta última entrega tiene momentos  que parecen haberse quedado a media cocción, pero también otros muy álgidos y plagados de información que nos ponen a pensar qué estarán tramando para la próxima y qué haremos mientras ocurre.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+