Lo sabemos, tal vez leer Lego ahí no te sorprenda tanto, pues no por nada se han vuelto uno de los juguete preferidos por los chicos tanto por lo personajes que manejan (desde Batman, Star Wars, Ninjago y otros tanto más) hasta porque son todo un reto armarlo además de los que no son sets preconcebidos, incitan mucho la imaginación de los pequeños. No nos dejarás mentir que su fascinación por estos bloquecitos es tal que al menos tienes más de un par de sets y la colección sigue creciendo.

Pero cuando hablamos de videojuegos, la cosa cambia, pues está el eterno debate de si son buenos o malos, que si promueven la violencia, que si hacen que los niños se desconecten del mundo real y hasta pueden provocarles obsesiones, que nos hemos vuelto un poco más cautelosas al momento de permitir a nuestros hijos jugar un rato con el Wii, Xbox, Playstation o la consola o dispositivo electrónico que se te ponga enfrente. ¡Ya no más!, pues tenemos pruebas científicas que calmarán tus preocupaciones un poco pues los juegos electrónicos son grandes aliados para desarrollar sus habilidades espaciales.

De acuerdo a un estudio científico de la Universidad de Colorado en Boulder publicado en Geosphere, Estados Unidos, se descubrió que tanto los bloques de construcción como los videojuegos son excelentes herramientas para mejorar el razonamiento espacial, ya que de acuerdo a la Dra. Anne Gold, la coordinadora de la investigación, “la investigación encontró que lo niños que jugaron con juguetes de construcción como LEGO, o con cierto tipo de videojuegos superaron a otros en pruebas de razonamiento espacial, como en la de rotar objeto.”

Los científicos evaluaron a 345 estudiantes de posgrado de la carrera de Geología, en la que las habilidades espaciales son importantes, analizando la influencia de vario factores en las puntuaciones como la especialidad universitaria, patrones de juego infantil, puntaje de exámenes estandarizados, cantidad de cursos de ciencias realizados y el género; además de cuestionarlos por los juegos que utilizaban cuando eran niños. Al analizar los resultado, el equipo se percató de que los jóvenes que en su infancia, justo antes de entrar a la primaria, usaron este tipo de juegos tenían la posibilidad de desarrollarse en campos afines a ciencias físico-matemáticas.

Con esto, Gold y su equipo llegaron a la conclusión de que “al proporcionar capacitación espacial a niños de edad escolar y juguetes espacialmente exigentes antes de que comience la formación universitaria, podemos darles la oportunidad de desarrollar habilidades importantes en campos como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.”

Este estudio también destaca al ser el primero en su tipo, ya que demostró que aunque los estudiantes varones se desenvolvieron mejor en los exámenes de opción múltiple que las mujeres, quienes habían utilizado este tipo de juegos, se desarrollaron exactamente igual y no había ninguna distinción entre ambos sexos.

Después de analizar estos hallazgos, la especialista propone que si los padres observan inclinaciones de sus hijos hacia la ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas; fomenten un mayor acceso la formación espacial regalándoles juguetes espacialmente atractivos para ello ya que con este entrenamiento mejorarán sus habilidades necesarias en estos ámbitos.

De todas formas Gold suavizó un poco al expresar que “no necesitas videojuegos o legos específicamente, pero debes involucrarte en algo que sea espacialmente exigente. Realmente puede marcar la diferencia.”

¿Quién lo hubiera imaginado que todas esas horas pompi armando un coche con bloques o pasando todos los mundos habidos y por haber de Marios Bros.

Realmente estaban entrenando a nuestro cerebro a analizar mejor su entorno y desarrollar sus habilidades espaciales?

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+